El Fenix, o la novela de una vida.

Lope, en su prosa narrativa, rindió tributo a la , entonces en boga, novela pastoril-pagana y divina-; a la novelistica italianizante de los novellieri, con varias narraciones-que hoy llamaríamos novelas cortas-, y hasta resucitando la forma de las novelas dialogadas que inició “La Celestina”, si bien no entró en el campo novelesco de la, entonces celebrada, novela picaresca; cultivando, en cambio, la novela de amor y de aventuras, de tan espléndida trayectoria en tiempos clásicos. Todos los géneros más representativos de la novelística de la época tubieron en Lope un cultivador exepcional, y de haberse decidido a narrar la historia – que bien podía ser novela – de su propia vida, sin duda se  “hubiera levantado con el cetro de la novela” , como dijo Cervantes que  “alzóse con la monarquía cómica”. Pero sin darnos datos concretos, fechas ni circunstanciados acontecimientos humanos de su vivir, nos legó las huellas indelebles de su paso humano en las páginas de sus libros, en las escenas de sus comedias – en las que tantas veces es él el protagonista – y, de modo fehaciente, en sus versos líricos, donde todavía palpitan, vivas, las pasiones violentas de su corazón torrencialmente desbordado, como en las cataratas del arte barroco de su tiempo. Muchas – y algunas muy estimables – son las biografías que los historiadores escribieron de este hombre extraordinario que pasmó  a su siglo con el torbellino vital de su existencia y la prodigiosa fecundidad de su genio poético, este ” poeta del yo”, como atinadamente le llamó Marcel Carayón.  Sus pasiones y sentimientos, sus amores y sus odios los hemos de encontrar en los poemas líricos que veremos a lo largo de este blog – pero la biografía del poeta, de ese “Monstruo de la Naturaleza”, como lucidamente le llamó Cervantes, no la habríamos ni siquiera esbozado, tanto porque nuestra impericia no lo consiente, como porque este blog no lo reclama.

Lope de Vega. Datos biográficos.

1562-  25 de noviembre. Nace Lope Félix de Vega Carpio, en una casa de la calle Mayor, en Madrid.

El dia 6 de diciembre es bautizado en la desaparecida parroquia de San Miguel de los Octoes,

imponiéndosele el nombre de Lope por ser el del santo del dia, y el de Félix por ser el de su pa

-dre.

1572- Ya a los diez años sabe leer en romance y en latín. traduce en verso castellano el poema de Cla

-udiano, De raptu Proserpinae.

1573-Asiste al estudio del poeta Vicente Espinel, según confiesa el propio Lope.

1574-Inicia sus estudios en el colegio de los jesuistas.

1575-Escribe su primera comedia, El verdadero amante, que años más tarde corregirá para su pu-

blicación, según dice el poeta en su Arte nuevo de hacer comedias. Empieza a servir en la casa

del prelado don Jerónimo Manrique, obispo de Avila , a cuyas expensas inicia sus estudios en la

universidad de Acalá de Henares, sin terminarlos, aunque el poeta lo asegura en alguna ocasión.

1577-Sigue estudiando en Alcalá, donde fecha la dedicatoria de su traducción de Claudiano al carde

-nal Ascanio Colonna.

1578-El 17 de agosto muere en Madrid Félix de Vega, padre del poeta.

1579-Lope se fuga de su casa, en compañía de Hernando Muñoz, camino de La Bañeza y Astorga.

Habiéndose quedado sin dinero, regresan y, en Segovia, son detenidos y devueltos a sus casas.

Deja el servicio del prelado y entra en el del marqués de las Navas. Seduce a María de Aragón, a

la que abandona.

1580-Lope marcha a Salamanca y estudia en su universidad, sin que conste que alcanzara titulo algu

-no. Tal vez este año escribió su comedia Los hechos de Garcilaso de la Vega y moro Tarfe. De

regreso, en Madrid, conoce a Elena Osorio, con la que inicia unos amores tempestuosos.

1582-Reanuda estudios en Salamanca y se alista en la armada del marqués de Santa Cruz.

1583-Asiste, en Madrid, a la Academia de Matemáticas fundada por Felipe ll y se inicia en el estudio

de la Astrología. El 23 de junio se embarca en la escuadra que se dirigia contra los portugueses

para recuperar una de las Islas Terceras. De regreso, desembarca en Cadiz. Siguen sus amores

con Elena Osorio, comedianta, hija del cómico Jerónimo Velázquez.

1584-Publica sus primeros versos en el “Jardín espiritual” de Fray Pedro Padi

lla, editado en Valladolid (1585)

1585-Cervantes elogia a Lope en el Canto a Calíope, de la Galatea.

1587-Rotos los amores con Elena Osorio, dirige contra ella y su familia va

rios libelos. Conoce a doña Isabel de Urbina, de ilustre familia.

1588-Denunciado Lope por la familia Velazquez, es procesado y preso sen

tenciándosele a cuatro años de destierro de Madrid y a cinco leguas de

la villa y a dos de destierro del reino de Castilla. Nueva acusación que

agrava la sentencia elevándose el destierro a ocho años. Lope sale de

la carcel y rapta a Isabel de Urbina, con la que se casa por poderes. Se

alista-según algunos biógrafos- en la Armada Invencible y embarca en

Lisboa en el galeón San Juan. En la derrota de la armada muere su herma

no Juan de la Vega. Desembarca en La Coruña y, pasando por Toledo para

evitar ir a Madrid, va a Valencia, donde había sido confinado y en donde

se reúne con su esposa. Celebra en Valencia sus velaciones y allí nacen sus

primeros hijos legítimos, que allí mueren también.

1589-Lope vive en Valencia, donde entra en contacto con los poetas valencia

nos  y se dedica a escribir para el teatro, profecionalmente. Comienzan

a publicarse sus romances en diferentes romanceros tan difundidos en

la época. El 22 de setiembre muere en Madrid Francisca Fernández Flo

res, madre de Lope.

1590-No pudiendo volver a Madrid, Lope entra al servicio del duque de Alba,

en la ciudad de Alba de Tormes, adonde se traslada con su familia.

1595-Muere Isabel de Urbina, a consecuencia del parto de su hija Teodora.

Jerónimo Velázquez presenta una petición de indulto a los alcaldes de

Madrid y Lope puede volver a la corte.

1596-De regreso en Madrid y muerta su hija, Lope tiene amores con la viuda

Antonia Trillo de Armenta y son procesados ambos por amancebamien

to. Reanudada su vida teatral, conoce a Micaela de Luján.

1597-Lope entra al servicio del marqués de Malpica, mariscal de Castilla.

1598-El 25 de abril, Lope contrae matrimonioo con doña Juana de Guardo

en la iglesia de Santa Cruz, de Madrid. Desempeña la secretaría de don

Pedro Fernández de Castro, marqués de Sarria, y luego, conde de Lemos.

Se publican la novela “La Arcadia” y el poema “La Dragontea”.

1599-En la primavera, Lope acompaña a su señora a Valencia,  donde acude

la mayoría de la grandeza española para asistir  a las bodas reales entre

el rey Felipe III con la princesa Margarita  de Austria y de la infanta

Isabel Clara Eugenia con el archiduque Alberto. El poeta asistió también

a las fiestas extraordinarias que el conde mandó celebrar en honor de

de los reyes en la ciudad de Denia, de la que era marqués. Lope escribió

un poema como crónica de aquellos festejos, con el título de Fiestas de

Denia, dedicado al rey y editado en Valencia este año. Una fugaz aventura

de amor con una desconocida dama valenciana entretiene a Lope en la

ciudad, por lo que deja de acompañar a su señor a Vinaroz. Regresa a Ma

drid, donde se bautiza a su primera hija del matrimonio con Juana. En ve

rano acompaña a su señor a Chinchón, donde firma la comedia “Los Cha

ves de Villalba.”

1600-Lope hace frecuentes viajes a Toledo, donde vive Micaela. Se ha supu

esto un viaje, este año, a Sevilla, que no ha podido comprobarse docu

mentalmente.

1601-El traslado de la corte a Valladolid, ordenado por Felipe III, despuebla

Madrid, y Lope sigue viajando frecuentemente a Toledo.

1602-Se publica el poema “La hermosura de Angélica”. Lope marcha a Sevilla

con Micaela y en la ciudad asiste a las tertulias literarias del prócer y po

eta don Juan de Arguijo. Pasa, después, una temporada en Granada y u

nos dias en Antequera, donde conoce a los poetas de allí. Vuelve a Tole

do y Madrid, donde firma varias comedias.

1603-Viajes a Toledo y uno a Ocaña; escribe otras comedias y vuelve a Sevilla,

donde vive Micaela, de la que ya ha muerto su esposo en el Perú, y se

bautiza a su hijo Félix Lope.

1604-Nuevo viaje a Granada y regreso a Sevilla. De vuelta a Madrid, lleva a

su esposa Juana a Toledo para establecerse alli, donde también vive

Micaela. En Toledo sigue escribiendo comedias. En este año se publica

su novela “El peregrino en su patria”, en la que se incluye una lista de

219 titulos de comedias, impresa en Sevilla.

1605-En Toledo nace Marcela, la hija de Lope y Micaela. El Ayuntamiento

encarga a Lope la organización de las fiestas para celebrar el nacimien

to del príncipe de Asturias, que había de ser Felipe IV. Tal vez este año

conoció Lope al joven duque de Sessa, aficionado a la poesía, a quién

escribe desde Toledo. Apadrina a una hija del cómico Alonso de Riquel

me.

1606-En este año Lope vive en Madrid y temporalmente en Toledo, donde

nació su hijo Carlos Felix, del legítimo matrimonio con doña Juana.

El poeta desempeña la secretaría del duque de Sessa, su protector.

1607-Nace un hijo de Lope y Micaela, que es bautizado en Madrid, donde

alquila una casa para Micaela y sus hijos.

1608-Tal vez, este año escribe la comedia “Peribañes y el comendador de

Ocaña”, y escribe otras comedias. Es nombrado Familiar del Santo Oficio

de la Inquisición.

1609-Se publica el poema “La Jerusalén conquistada” y se hace una nueva edi

ción de las “Rimas”, añadiendo el “Arte nuevo de hacer comedias”. Lope

ingresa en la congregación de “Esclavos del Santísimo Sacramento del

Oratorio del Caballero de Gracia.

1610-Ingresa también en “Congregación llamada del Olivar”. Pasa a vivir a

Toledo, pero vuelve a Madrid, donde compra una casa en la calle de

Francos, para establecerse definitivamente, con su familia.

1611-Ingresa Lope en la “Venerable Orden Tercera de San Francisco”.

Asiste a la academia poética del conde de Saldaña. Sostiene agrias

polémicas con sus enemigos literarios y una noche, al volver a su

casa, es atacado, recibiendo algunas cuchilladas de las que se defien

de con la capa.

1612-Asiste a las sesiones de la Academia Selvaje. Muere Carlos Felix, su

hijo más amado, y Lope le dedica una novela pastoril,”Pastores de Be

len”.

1613-Nace otra hija legítima, Feliciana, y doña Juana muere el 13 de agosto.

Forma parte Lope, en calidad de secretario del duque de Sessa, en la

comitiva real que acompaña a Felipe III a Segovia, Burgos y Lerma.

En Segovia se hospeda en casa de la comedianta Jerónima de Burgos,

con la que tiene amores.

1614-Una aguda crisis religiosa lleva a Lope a abrazar el estado sacerdotal.

Se ordena  de menores en Madrid, y en Toledo, gestiona su ordenación

de presbitero, cantando su primera misa en el Carmen Descalzo de Ma

drid. Lope recibe del duque un beneficio eclesiástico en Alcoba, en los

Estados del duque. En las fiestas por la beatificación de Santa Teresa,

Lope es nombrado miembro del jurado poético del certamen.  En el

jardín del palacio de Lerma se representa la comedia de Lope “La her

mosura del Fénix”. Se publican las “Rimas sacras”.

1615-Lope va a Avila, en cuya iglesia de San Segundo consigue una capellanía de las instituidas por

su antiguo protector don Jerónimo Manrique. En Segovia se encuentra con la cómica Lucia de Salcedo. Acompañando al duque de Sessa, Lope se incorpora a la corte en su viaje hasta el Bidasoa, donde el rey Felipe III concertó el casamiento de su hijo y sucesor y la infanta Ana Mauricia, con Isabel de Borbón y Luis XIII de Francia, respectivamente. Regresa a Burgos, Lerma y Madrid.

1616-En el mes de junio, Lope emprende un precipitado viaje a Valencia para encontrarse con Lucía de Salcedo, que llegaba por mar desde Nápoles en una compañía de comedias. Cae enfermo con alta fiebre, de la que tiene que convalecer algún tiempo. En Valencia se entrevista con Fray Vicente Pellicer, que no era otro que Fernando, el hijo nacido de los fugaces amores del poeta con la desconocida dama valenciana que conoció en 1599. Es nombrado procurador fiscal de la Cámara Apóstolica de Toledo. Conoce a Marta de Nevares Santoyo, por la que concibe una pasión desbordada, y a la que dedicó la comedia “La viuda valenciana”.

1617-En este año nace Antonia Clara, hija de Marta y de Lope, y es apadrinada por el primogénito del duque de Sessa. Aparece un libelo contra Lope, con el extraño nombre de “Spongia”, firmado por un tal Trepus Ruitanus Lamira (Pedro de Torres Rámila), en el que se atacaba al poeta. Muerto el esposo de Marta, ésta pasa a vivir con Lope.

1618-Lope declara que lleva escritas ochocientas comedias hasta la fecha (6 de febrero). Se publica su libro “Triunfos de la fe en los reinos del Japón”, relación de las misiones de jesuitas, dedicado al P. Mariana, y una segunda edición de “El peregrino en su patria”, en la que la lista de comedias se amplía 448.

1620-En este año se supone que escribió la comedia “El caballero de Olmedo”, Lope preside las fiestas literarias en honor de San Isidro, por su beatificación. Solicita inútilmente ser nombrado cronista real. Se publica la relación de la justa escrita por el propio Lope.

1621-Su hija Marcela entra en el convento de las Trinitarias de la calle de Cantarranas (en la actualidad, de Lope de Vega), en cuya iglesia ya estaba sepultado Cervantes. Marta de Nevares enferma de los ojos y acaba por perder la vista. Se publica el poema “La Filomena”, en el que Lope se defiende de los ataques de sus enemigos.

1622-Lope preside las fiestas que celebra Madrid con motivo de la canonización de San Isidro, cuya crónica publica después´el poeta.

1623-Lope asiste a la colocación de la primera piedra del templo dedicado a la Virgen de la Almudena, a la que dedica un poema.

1624-Lope, como familiar del Santo Oficio, tiene que asistir a la ejecución de un hereje, en la puerta de Alcalá. Se publica el poema “La Circe” con otras rimas y prosas, en la que se incluyen tres novelas dedicadas a Marta de Nevares, bajo el nombre de Marcia Leonarda.

1625-Lope ingresa en la Congregación de San Pedro, de sacerdotes naturales de Madrid. Preside el certamen poético en honor de Santa Isabel de Portugal, profesa en la Orden Tercera de San Francisco. Se publica la parte veinte de sus comedias, ultima editada en vida de su autor. También sale a luz su poema “Triunfos divinos”, con otras rimas sacras, en donde se encuentran los mejores sonetos religiosos que escribiera.

1626-Se publica, con el nombre de Fray Gabriel Padecopeo, un libro ascético en prosa, formado por comentarios sobre los “Soliloquios” que Lope escribió en 1612. El libro se titula “Soliloquios amorosos de un alma a Dios”. Tanto los versos como los comentarios son de Lope, que figura sólo como traductor.

1627-En este año Lope publica su poema “Corona Trágica”, que dedica al papa Urbano VIII, quien concede a Lope el título de doctor en Teología por el Colegio de la Sapienza de Roma, asi como el hábito de Malta, con el tratamiento de Frey, Lope otorga su primer testamento.

1628-Por varias cartas, Lope manifiesta que Marta da muestras de enajenación mental. Es nombrado capellán mayor de la Congregación de San Pedro y sufre una grave enfermedad, de la que se restablece.

1629-Asiste a la inauguración del Colegio Imperial de la Compañía de Jesús, en la que lee su poema “Iságoge a los Reales Estudios”, que se imprime luego. Organiza en su casa una fiesta para obsequiar al duque, en la que intervino Antonia Clara.

1630-Publica el poema didáctico “Laurel de Apolo y escribe “La Selva sin amor”, que se representa en los jardines del palacio real y que puede considerarse como la primera zarzuela española.

1631-Lope asiste a la fiesta ofrecida por el conde-duque de Olivares a los reyes, en los jardines del conde de Monterrey, en la que se representó la comedia “La noche de San Juan.

1632-Muere Marta de Nevares. Se publica “La Dorotea, basada en los recuerdos de los juveniles amores del poeta con Elena Osorio y es una de sus mejores obras.

1633-Se celebran los desposorios de la hija legítima de Lope, Feliciana, con don Luis de Usátegui. Se publica la égloga “Amarilis”, en la que, en forma pastoril, se recuerdan los amores del poeta con Marta de Nevares.

1634-Por el mes de mayo, Lope termina su comedia”Las bizarrias de Belisa”, última obra dramática que escribió. Se publican las “Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos”, en la que Lope recoge sonetos y poemas de carácter burlesco y se completa la obra con el poema “Gatomaquia”, última obra que dio a las prensas. En el otoño desaparece de su hogar Antonia Clara, raptada por un desconocido, que la moderna crítica ha podido identificar como don Cristóbal Tenorio. Lope se entera que su hijo Lope Félix naufragó en el mar Caribe en la pesca de perlas.

1635-Lope escribe la égloga”Filis”, en la que alude a la desaparición de su amada hija. Otorga nuevo testamento y cae postrado en el lecho, que había ya de ser de muerte. El  27 de agosto fallece, dando muestras de humildad y arrepentimiento. La manifestación de duelo en Madrid fue multitudinaria y las honras fúnebres duraron nueve dias. Se lo enterró en la iglesia de San Sebastián, su parroquia, donde pasados los años sus restos se perdieron en la fosa común, por no haber querido el duque de Sessa sufragar los gastos de una nueva sepultura.

1636-El amigo y disípulo de Lope, Juan Pérez de Montalbán, escribió “La Fama póstuma”, primera biografía del “Fénix de los Ingenios Españoles”, tan laudatoria como imprecisa.

1637-Luis de Usátegui, recogiendo las obras inéditas y otras dispersas, publica una recopilación de textos de Lope con el título de “La Vega del Parnaso”.

Cuando las secas encinas…

Cuando las secas encinas,

álamos y robles altos,

los secos ramillos visten

de verdes hojas y ramos

y las fructíferas plantas

con mil pimpollos preñados

brotando fragantes flores

hacen mil colores varios

para pagar el tributo

al bajo suelo, ordinario

natural de la influencia

qu’el cielo les da cada año,

y secas las hierbezuelas

de los secretos contrarios

por naturales efectos

al ser primero tornado,

de cuyos verdes renuevos

hacen mil colores varios

de miles distintas flores

que esmaltan los verdes prados,

de lechales cabritillos

y los corderos balando

corren a los alcaceles

ya comiendo, ya jugando,

cuando el pastor Albano suspirando,

con lágrimas, así dice llorando:

” Todo se alegra, mi Belisa, ahora

sólo tu Albano se entristece y llora.”

 

Los romeros y tomillos

de cuyos floridos ramos

las fecundas abejuelas

sacan licor dulce yclaro,

y con la mucha abundancia,

su labor melificando

hinchen el panal nativo

de poleo tierno y blanco,

de cuyos preñados huevos

los hijuelos palpitando

salen, por gracia divina,

a poblar ajenos vasos;

las laboriosas hormigas

de sus provistos palacios

seguras salen a ver

el tiempo sereno y claro

y los demás animales,

aves, peces, hierba o campo,

desechando la tristeza,

todos se alegran ufanos

previniste, tiempo alegre;

mas triste, el pastor Albano,

a su querida Belisa

dijo, el sepulcro mirando:

” Cuando el pastor Albano…”, etc.

 

Belisa, señora mía,

hoy se cumple justo un año

que de tu temprana muerte

gusté aquel potaje amargo.

Un año te serví enferma,

¡ojalá fueran mil años,

que así enferma te quisiera,

contino aguardando el pago!

Sólo yo te acompañé

cuando todos te dejaron,

porque te quise en la vida

y muerta te adoro y amo;

y sabe el cielo piadoso

a quien fiel testigo hago,

si te querrá también muerta

quien viva te quiso tanto. 

Dejásteme en tu cabaña

por guarda de tu rebaño,

con aquella dulce prenda

que me dejaste del parto,

que por ser hechura tuya

me consolaba  algún tanto

cuando en su divino rostro

contemplaba tu retrato; 

pero duróme tan poco

qu’el cielo por mis pecados,

quiso que también siguiese

muerta tus divinos pasos.

” Cuando el pastor Albano…”, etc.

Es adagio provincial…

Es adagio provincial

que todas las cosas son

de Lope: extraño caudal:

mas por la misma razón,

vuestras, con aplauso igual:

que yo siempre vuestro fui.

Pues ¿ cuál es más en los dos,

si yo cuanto soy os di,

ser todas ellas de mí,

o ser yo todo de vos?

Que por reliquias acete

las olivas, me promete

la diferencia del caso,

porque en vos son del Parnaso

y en mí del monte Olivete.

Busqué, en fin, señor maestro,

qué enviaros, y mi amor

sólo hallé del caudal nuestro;

mas fuera dárosle error,

porque también era vuestro.

En las mortales fortunas.

En las mortales fortunas

eso es perder que ganar;

porque,en llegando a juntar

las piezas, todas son unas.

 

Sale la ambición mortal,

de su engaño persuadida,

del puerto a todos igual

al mar de la humana vida,

aventurando el caudal;

pero puesto que importunas

naveguen las esperanzas,

no hay que fiar en ningunas,

porque hay notables mudanzas

en las mortales fortunas.

¿Que importan grandes estados,

en guerra o paz adquiridos

para mayores cuidados,

si son despojos perdidos

ejemplos de los ganados?

¿De que sirve porfiar

en la gloria del subir?

Que aunque se pueda parar,

habiendose de morir,

eso es perder que ganar.

Con tal mano e igual pie

la muerte las piezas junta,

que si el Rey se lo pregunta,

no le responde por qué;

tan muda suele llegar

a juntar con el morir

todos los ríos al mar,

que a nadie quiere decir

por qué en llegando a juntar.

Sólo, a pesar del tesoro,

diferencia la mortaja

de su sepulcro el decoro,

en la tierra humilde y baja,

o ser mármol, bronce y oro:

que supuesto que ningunas

perdona, aunque respetar

debiera vidas algunas,

en llegando a sepultar

las piezas, todas son unas.

Cuidados, ¿Que me quereis?…

“Cuidados, ¿qué me queréis?

tened un poco la rienda;

que no podréis derribar

lo menos de mi firmeza.

Entre el amor y vosotros

hay notable diferencia:

que el amor tiene por gloria

lo que vosotros por pena.

Pensaréis que me obligáis

en hacer que no la tenga:

¿quién os engaña, cuidados,

si descanso en padecerla?

Para cuidados os quiero;

que no puede ser que os quiera

para descanso quien ama,

para cuidados quien cela.

Cuando contemplo, Amarilis,

en tu divina belleza,

tanto gusto de los males,

que de los bienes me pesa.

Los desdenes de tus ojos

agradezco por fineza.

¡Que nueva invención de amor

que los disgustos se deban!

A tal extremo he llegado,

que estimo que me aborrescas,

por ver si puede mi amor

satisfacerse de penas.

Y con pensar que te obligo

aún no quiero que lo sepas,

porque el verdadero amante

sólo de su amor se premia.

Pero mira ¡qué desdicha !

que tal vez en esta ausencia

no me alivia tu hermosura

por imaginar mi ofensa.”

 

      *  *  *   *   *

¡Oh dura y terrible ausencia…

¡Oh dura y terrible ausencia,

prolija, enfadosa y larga,

robadora de mis males

y de mis males la causa !

Por ti viven mis cuidados

por ti muere mi esperanza,

por ti crecen los deseos

y mengua la confianza.

Ausente está mi pastora,

pero si ausente me amara,

dichosos son mis deseos,

dichosas llamas mis ansias.

Belisa, señora mía,

regalo y bien de mi alma,

si sientes lo que yo siento,

¿qué sufrimiento te basta?

Que si el amor que me tienes

con el que te tengo iguala,

¿ cómo se dilata el tiempo ?

¿ cómo tu venida tarda ?

que el plazo que señalaste

para verme en mi cabaña

ya se acercó y no viniste;

ya mi paciencia se acaba.

¿ Quién puede tanto en mis penas ?

¿Quién mis glorias desbarata

y no pensando ofenderme

me ofende, lastima y mata ?

Y no conozco alegría;

mil siglos ha que me falta:

de noche cuento las horas,

y las del dia me cansan.

Todo me es tiniebla escura

sin ti, que eres mi luz clara.

Si piensas que era fingido

el amor que te mostraba

y que engañada vivias,

vives en ello engañada,

y si quieres hacer prueba

de mis sinceras entrañas,

y ver mis horas cumplidas,

ven a cumplir tu palabra.

Dime, esperanza, que los ojos velas…

Dime, esperanza, que los ojos velas,

ánimo del cobarde atrevimiento,

piedra en que afila amor su pensamiento,

autora de sus trazas y cautelas,

¿por qué con tus quimeras me desvelas,

después que te he dejado, y me arrepiento

de haberte dado fe, pues fue tu intento,

pintando el bien, poner al mal espuelas?

  Vete a los engañados, esperanza,

que ya tu compañía me fastidia,

y no es razón que tus engaños calle;

  porque he llegado a tal desconfianza,

que al más mísero y triste tengo envidia,

y ya no quiero bien, si he de esperalle.

Soneto

Hermosas plantas fértiles de rosas

doradas y extendidas clavelinas,

que en verdes hojas de esmeraldas finas

a vuestros ojos parecéis vistosas;

frondosos olmos, vides amorosas,

de consumiros con el tiempo indinas,

¿visteis del sol las luces más divinas

mirarse en vuestras ramas victoriosas?

¿ Amaneció jamás tan claro el dia ?

¿ Resplandecieron más vuestros despojos

con el rocío que del alba os toca ?

Aquí debe de estar la prenda mía,

porque ese resplandor es de sus ojos

y aquese aljófar de su dulce boca.

Corria un manso arroyuelo…

Corría un manso arroyuelo

entre dos valles al alba,

que sobres prendas de aljófar

le prestaban esmeraldas.

Las blancas y rojas flores

que por las márgenes baña,

dos veces eran narcisos

en el espejo del agua.

Ya se volvía el aurora

y en los prados imitaban

celosos lirios sus ojos,

jazmines sus manos blancas.

Las rosas en verdes lazos,

vestidas de blanco y nácar,

con hermosura de un dia

daban envidia y venganza.

Ya no bajaban las aves

al agua, porque pensaban,

como daba el sol en ella,

que era pedazos de plata.

En esta sazón Lisardo

salía de su cabaña,

¿ quién pensara que a estar triste

donde todos se alegraban ?

Por las mal enjutas sendas

delante del ganado baja,

que a un mismo tiempo paciendo

come yelo y bebe escarcha.

Por otra parte venía

de sus tristezas la causa,

hermosa como ella misma,

pues ella sola se iguala.

Leyendo viene una letra

que a sus estrellas con alma

compuso Lisardo  un dia

con más amor que esperanza.

Vióle admirado de verla

y de unas cintas moradas,

para matalle a lisonjas

el instrumento desata,

y por dos hilos de perlas

que dos claveles guardaban,

dio la voz al manso viento

y repitió las palabras:

“Madre, unos ojuelos vi

verdes, alegres y bellos;

¡ Ay, que me muero por ellos

y ellos se burlan de mí !

Las dos niñas de sus cielos

han hecho tanta mudanza,

que la calor de esperanza

se me ha convertido en celos.

Yo, pienso, madre, que vi

mi vida y mi muerte en ellos.

¡ Ay, que me muero por ellos

y ellos se burlan de mí !

¿ Quién pensara que el color

de tal suerte me engañara ?

Pero ¿ quién no lo pensara

como no tuviese amor ?

Madre, en ellos me perdí

y es fuerza buscarme en ellos.

¡ Ay, que me muero por ellos

y ellos se burlan de mí !”

« Older entries
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.