Dime, esperanza, que los ojos velas…

Dime, esperanza, que los ojos velas,

ánimo del cobarde atrevimiento,

piedra en que afila amor su pensamiento,

autora de sus trazas y cautelas,

¿por qué con tus quimeras me desvelas,

después que te he dejado, y me arrepiento

de haberte dado fe, pues fue tu intento,

pintando el bien, poner al mal espuelas?

  Vete a los engañados, esperanza,

que ya tu compañía me fastidia,

y no es razón que tus engaños calle;

  porque he llegado a tal desconfianza,

que al más mísero y triste tengo envidia,

y ya no quiero bien, si he de esperalle.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: