Cuidados, ¿Que me quereis?…

“Cuidados, ¿qué me queréis?

tened un poco la rienda;

que no podréis derribar

lo menos de mi firmeza.

Entre el amor y vosotros

hay notable diferencia:

que el amor tiene por gloria

lo que vosotros por pena.

Pensaréis que me obligáis

en hacer que no la tenga:

¿quién os engaña, cuidados,

si descanso en padecerla?

Para cuidados os quiero;

que no puede ser que os quiera

para descanso quien ama,

para cuidados quien cela.

Cuando contemplo, Amarilis,

en tu divina belleza,

tanto gusto de los males,

que de los bienes me pesa.

Los desdenes de tus ojos

agradezco por fineza.

¡Que nueva invención de amor

que los disgustos se deban!

A tal extremo he llegado,

que estimo que me aborrescas,

por ver si puede mi amor

satisfacerse de penas.

Y con pensar que te obligo

aún no quiero que lo sepas,

porque el verdadero amante

sólo de su amor se premia.

Pero mira ¡qué desdicha !

que tal vez en esta ausencia

no me alivia tu hermosura

por imaginar mi ofensa.”

 

      *  *  *   *   *

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: